El Moro De Cumpas

Un diecisiete de marzo,
a la ciudad de agua prieta,
vino gente de ‘onde quiera.

Vinieron a las carreras,
el relámpago y el moro,
dos caballos de primera.

El moro de pedro fimbres,
era del pueblo de cumpas,
muy bonito y muy ligero,
el relámpago era un zaino,
era caballo de estima,
de su amo Rafael Romero.

Cuando pasiaban al moro,
se miraba tan bonito,
y empezaron a apostar.

Toda la gente decía,
que áquel caballo venía,
especialmente a ganar.

Cheques, billetes y pesos,
le sobraban al de cumpas,
el domingo en la mañana.

Por la tarde las apuestas,
pasaban de cien mil pesos,
en esa copacabana.

Frank y Jesús Valenzuela,
casaron quince mil pesos,
con el zaino de romero.

Decía el cuyo morales,
se me hace que con el moro,
nos ganan todo el dinero.

Andaba Trini Ramirez,
también Chendo Valenzuela,
paseando ya los caballos.

Dos corredores de faja,
dos buscadores del triunfo,
los dos eran buenos gallos.

Por fin dieron la salida,
el moro salió adelante,
con intención de ganar.

Ramírez le tupió al zaino,
y arriba de medio taste,
dejaba el moro pa’ tras.

Leonardo Yañez el nano,
compositor del corrido,
a todos pide disculpas.

Aquí se acabaron dudas,
ganó el zaino de agua prieta,
y perdió el moro de cumpas.

[sale]Available on these music compilations:[/sale]